Cuentos breves para leer en el bus

Son casi las siete de la noche.
Camino con la prisa del frío, impulsada por la visión idílica de mi cama. Solo quiero llegar a casa. Solo quiero hundirme en las mantas y dedicarme al catálogo de Just Eat.
Vivo relativamente cerca. Me gusta caminar. Pero hoy no soy capaz de hacerlo. El Invierno ha penetrado hasta el fondo de mis huesos.

Veo mi autobús acercándose a la parada. Que se joda.

Continue reading

Advertisements